lunes, 17 de octubre de 2016

1984

"El doblepiensa (creer dos verdades contradictorias al mismo tiempo) subyace también detrás de los nombres de los superministerios que dirigen los designios de Oceanía: el Ministerio de la Paz promueve la guerra; el Ministerio de la Verdad miente; el Ministerio del Amor tortura y asesina a cualquiera a quien considere una amenaza. Si eso parece irracional y perverso, recuérdese que hoy en día, en Estados Unidos, muy pocos consideran ilógico llamar a un aparato bélico "Departamento de defensa" o hablar en serio del "Departamento de Justicia", a pesar de las bien documentadas violaciones de los derechos humanos y constitucionales de su brazo más poderoso, el FBI. Se requiere de los supuestamente libres medios de comunicación que ofrezcan una información "equilibrada" en la que cualquier "verdad" se vea inmediatamente neutralizada por otra igual y opuesta.[...] Sabemos más de lo que nos cuentan, pero preferimos creer que no es así. Creemos y dudamos al mismo tiempo: es como si tener al menos dos opiniones acerca de casi todo fuese una condición del pensamiento político en un superestado moderno. No hace falta decir que eso resulta de inestimable utilidad para quienes ejercen el poder y tienen intención de ejercerlo siempre."

Epílogo de 1984, por Thomas Pynchon.

domingo, 28 de agosto de 2016

Ahora puedes mirarme sin miedo

Me han hecho falta 20 años para darme cuenta de que no existen los prototipos. Yo siempre lo he tenido todo "muy claro": sabía como era mi chico ideal, mi carrera perfecta, mi futuro trabajo, mis ideas morales, y ha hecho falta que viniera alguien que no coincide ni en uno solo de esos puntos conmigo para darme cuenta del poco valor que tienen, de lo poco que me representan realmente. Yo no esperaba enamorarme de un chico moreno, bajito, sin estudios, al que no le gusta mi música, pero al que sin duda le gusto yo. Me siento tan tonta, porque he estado poniendo por encima mi futuro imaginado a lo que podría haber sido un presente perfecto, he estado más de un año poniendo por encima algo vacío ante alguien al que ahora veo tan lleno de posibilidades, a quien he menospreciado y del que podría (y puedo) aprender tantísimo... Realmente nunca sabré si lo hacía por orgullo, por el dolor que aún sentía, por ego... pero ya no me importa, porque voy a dejar de ser tonta, voy a aprovechar que ese chico bajito, moreno, sin estudios, y al que no le gusta mi música, es real, y lo tengo más cerca que nunca, justo cuando estaba apunto de perderlo para siempre. Porque es mentira eso de que la vida está llena de segundas oportunidades, las oportunidades se las busca uno mismo, y yo llevo tanto tiempo buscándolas en el lugar equivocado, que no puedo esperar ni un día más a lanzarme a por ellas, a descubrir a cada minuto algo nuevo tanto de él como de mi misma, solo con estar sentada mirándolo a los ojos, cuando no me quiere decir nada y no sabe que ya me lo está diciendo todo. 
Ahora puedes mirarme sin miedo, todo el tiempo que quieras, porque no hay escapatoria, nuestros ojos están conectados para siempre, y tus pensamientos ya nunca podrán huir de los míos. 
"Demasiados hombres creen que soy un concepto o que los completo, o que los reanimaré. Pero solo soy una chica con problemas buscando paz espiritual. No me encargues la tuya. No soy un concepto, soy un enigma para ser descubierto."

sábado, 11 de junio de 2016

Duelo

Hoy, 12 de Junio de 2016, sigo en duelo.
Sigo en duelo porque aún no he conseguido quitarme el negror que siento por dentro, porque sigo con las tripas enredadas y ese vacío incómodo en el estómago que me dejaste hace casi dos años.
Sigo en duelo porque aún no he conseguido mirar a otro chico sin compararlo contigo, con tus ojos y tu pelo, con tus manos y tu música.
Sigo en duelo porque no le veo salida a este estado, porque me veo sin posibilidades y sola, muy sola ante el abismo.
¿Y sabes qué?
Lo más duro de este duelo es verte a ti renacer y alzar el vuelo, mientras yo me hundo en el fango, cada vez más hondo, más bajo. Y es que parece que con cada aleteo me hundes más, que no puedo verte en otros brazos que no sean los míos, y eso que tengo más que asumido que nunca volverás a estar en ellos.
Y te he intentado sustituir, joder si lo he intentado, pero no lo he conseguido. Y sé que es culpa mía, se que ahí afuera hay hombres que te dan mil vueltas, pero es que solo sé volver a ti, porque tú eras mi hogar y ahora me siento como una vagabunda, sin ganas de salir de esta situación, porque parece vivir cómoda en la soledad. Y sé que no es así, que la soledad es muy puta y no me deja sonreír desde el corazón como lo hacía contigo, no deja que las horas se escapen como pasaba contigo, ahora me se me clava cada segundo en el pecho.
No es así, no se vive cómodo en la soledad, no se vive cómodo sin nadie a quien agarrarte, sin nadie a quien contarle que te has cruzado hace cinco minutos con unos ojos de perro azules que te han recordado a él, porque a nadie más le iba a interesar, y porque a nadie más podría ir dirigido.
Sé que aún me queda mucho tiempo de duelo, y es que creo que aún no he superado ni la fase de la aceptación, pues sigo soñando cada día con despertar en el momento justo antes de cometer el mayor error de mi vida, y cogerte, decirte que vuelvas, que no iba en serio, que solo había sido un delirio, que sin ti viviría siempre en duelo...
Que parece nunca saldré de él....
Hoy, 12 de Junio de 2016, sigo en duelo.