miércoles, 3 de septiembre de 2014

"Nuestra"

Y yo, descuidada, caí el viejo truco del reloj, que se salta las horas sin preguntar. Me perdí en ese juego contigo tantas noches, y tantas lo volvería a hacer. Era un juego odioso y perfecto a la vez, lo hicimos nuestro, como todo lo que vivimos juntos. Esta calle es nuestra, ese bar es nuestro, esta cama es nuestra, esta canción, es nuestra..Ahora el dolor es sólo mío, y sólo tuyo, ya no hay más "nuestros". Tal vez sea mejor así, no llenar las cosas de recuerdos, porque al fin y al cabo, son cosas, efímeras, y eso duele. Los recuerdos no lo son. Los recuerdos no se van, ni los buenos, ni los malos. Recuerdos, solo eso, eso somos ahora. Tal vez fuimos sólo una pieza de ese macabro juego, porque a pesar de haber pasado casi dos años, los sentí como dos segundos. Y así como llegó, se fue. Y no hay marcha atrás, se gastó, se apagó. No hay nada que hacer cuando un amor se desgasta. Y nosotros, lo gastamos, hasta la última gota, lo agotamos y lo exprimimos hasta que sangró, y nos hizo herida, nuestra última herida juntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario