martes, 9 de diciembre de 2014

GILIPOLLAS

Y me dicen que sigues igual de imbécil, que sigues siendo un creído y que todo te resbala. Y lo que no dicen es que contra cualquier expectativa, me sigue jodiendo, y que no te vas. Te necesito, y eso que no te veo nada bueno, sólo veo al gilipollas de siempre, pero ese que solía ser mio, y que ahora es de otra, otra imbécil, otra tonta a que le vas a hacer adicta a tus tonterías, a tu inmadurez, a tus reproches.
No se si es la soledad repentina o esto son de verdad sentimientos, pero me está quemando por dentro. Y lo peor es que no puedo llorar, no puedo estallar, porque no me lo permito, porque hace tres meses que juré que ni una lágrima más por ti, y aquí estoy, tragándomelas, orgullosa, sin saber si lo que siento es de verdad, si es melancolía, si soledad o si es una rabieta por verte rehaciendo ya tu vida, cuando hace dos días no veías más futuro que conmigo, cuando hace dos días llorabas en las esquinas por mi, y ahora se que sólo te hacía falta otra. Que es verdad todo, que eres otro gilipollas cualquiera, que no eres al que conocí hace dos años, que me engañaste, me engañaste y caí como una tonta. Y pobre de la tonta que vuelva a caer en tu engaño, porque creía de verdad que después de lo nuestro ibas a cambiar al saber que me perdiste por actos como este, pero no.
Y me lo seguirán diciendo, que irás de una a otra, y seguirás siendo el imbécil creído que siempre has sido. Y ya no me afectará. Y ya no escribiré sobre ti, pero mientras, aquí sigo, escribiendo y sintiendo, por ti y sin ti.


sábado, 22 de noviembre de 2014

nueva

Cómo ha cambiado mi vida en estos meses, ni te lo imaginas. Esto te lo escribo sin saber bien para qué, sin saber incluso si es para ti o para mí, sólo se que necesitaba reflejarlo de alguna manera, y aquí está.
Esta vez no ha sido como las otras ¿Sabes? No te he llorado hasta rabiar, no he notado el vacío que sentí en nuestras otras despedidas. Oh no, no, eso no significa que ya no te quiera; te quiero, pero no como solía hacerlo.
 Te quiero como a un hijo. Sí, como a un hijo, no podría describirlo mejor, porque sé que te he enseñado cosas, que has crecido conmigo, a mi lado, y que tú también me has hecho crecer a mí, como crece una mujer al ser madre. Y así como sienten el dolor cuando sus hijos se van de casa; así me he despedido yo de ti, sabiendo que tienes toda una vida por delante, y que aunque pasen meses y no me llames yo voy a seguir ahí, porque soy madre de esa parte de ti que creció conmigo. Y siempre lo seré, nos guste más o menos. Lo único de lo que estoy segura a día de hoy es que no me arrepiento de lo que fuimos, ni de lo que somos. Que quiero verte crecer aún más, que quiero ver tus errores y tus aciertos, y ver como te levantas de cada caída, cómo triunfas con tus sueños.
 Si quieres puedo hablarte de mi, y continuar como si este párrafo intermedio no existiera. Sí, mi vida ha cambiado, ha cambiado mucho. No solo porque he empezado una etapa nueva,con la universidad, nuevas amistades, nuevos ambientes...No, algo ha cambiado dentro de mi, y quiero que seas consciente de ello. Es como si siempre hubiera estado preparada para hacer este cambio, y no podría haberlo hecho sin haber cometido mis primeros errores contigo. Ya no pienso igual que antes, no escucho la misma música que antes, no visto como antes, no miro como antes, no hablo como antes, ni me rió como antes, ni me hago fotos como antes, ni bailo como antes..
Son pequeños cambios, pero son los que me definen como la persona que soy hoy.  Y por estos pequeños cambios tuvimos que dejar de ser amantes para pasar a ser algo mucho mas valioso, aunque no lo parezca a simple vista, algo mucho más difícil de conseguir, porque sí, tú también has formado (y formas) parte de este proyecto que soy yo, la nueva yo.
Sé que aún no ves esto como yo lo veo, pero también sé que algún día tú también podrás verlo así. Mientras, yo no me voy a mover de aquí.


lunes, 15 de septiembre de 2014

"Pienso mucho en lo que podría haber sido, y en lo que fue. Creo que hay personas en tu vida que inspiran arte, y los conviertes en personajes míticos y les das mágicas cualidades, y quizás solo sean el trampolín para algo mejor." -Californication

miércoles, 3 de septiembre de 2014

W.I.C

Una vez conocí a un chico que afirmaba no haberse enamorado nunca. Lo conocí en invierno, pero llegó a mí como la primavera, pues yo lo estaba esperando con ansias, pedía a gritos un cambio de estación, sentir de nuevo algo dentro que se pareciera al calor. Eso debería haber durado lo nuestro, una primavera. Ojalá no hubiera llegado el invierno, ojalá no se hubiera marchitado todo, ojalá no hubiéramos intentado volver a iniciar el ciclo,volver a llamar a gritos a la primavera, y verla a lo lejos como un espejismo, y esperanzarnos, y sentir como no llegaba, como se alejaba, delante de nuestros propios ojos. Sin posibilidad de renacer como los cerezos lo hacen cada año, con nuevas esperanzas, nuevos deseos, puros, frescos. No. Noches largas, días cortos. Eso nos deparó el invierno. Los días eran cortos porque te tenía y me anestesiabas, me hacías olvidarme de la nieve que lo cubría todo, poco a poco, y que se asentaba, dispuesta a acabar con todo. Las noches eran largas sin ti para distraerme de los pensamientos que me congelaban por dentro. Así pasamos de la primavera al invierno, sin punto medio, sin verano ni otoño, eramos extremos, querido, lo eramos; y los extremos no son buenos, seguro que lo has escuchado alguna vez. Pero nuestro amor lo era, ¿Cómo no lo iba a ser? el primer amor, el de verdad, de los que dejan marca de por vida. Hoy aún es herida, aún sangra, pero algún día, será cicatriz, y entonces, reabriremos el ciclo. Y de nuevo habrá primavera, y floreceremos como los lirios, y ojalá que aprendamos a no marchitarnos, ojalá sepamos refugiarnos juntos del hielo como no hemos sabido hacerlo esta vez.

"Nuestra"

Y yo, descuidada, caí el viejo truco del reloj, que se salta las horas sin preguntar. Me perdí en ese juego contigo tantas noches, y tantas lo volvería a hacer. Era un juego odioso y perfecto a la vez, lo hicimos nuestro, como todo lo que vivimos juntos. Esta calle es nuestra, ese bar es nuestro, esta cama es nuestra, esta canción, es nuestra..Ahora el dolor es sólo mío, y sólo tuyo, ya no hay más "nuestros". Tal vez sea mejor así, no llenar las cosas de recuerdos, porque al fin y al cabo, son cosas, efímeras, y eso duele. Los recuerdos no lo son. Los recuerdos no se van, ni los buenos, ni los malos. Recuerdos, solo eso, eso somos ahora. Tal vez fuimos sólo una pieza de ese macabro juego, porque a pesar de haber pasado casi dos años, los sentí como dos segundos. Y así como llegó, se fue. Y no hay marcha atrás, se gastó, se apagó. No hay nada que hacer cuando un amor se desgasta. Y nosotros, lo gastamos, hasta la última gota, lo agotamos y lo exprimimos hasta que sangró, y nos hizo herida, nuestra última herida juntos.

viernes, 29 de agosto de 2014

¿Recuerdas el lago puro y fresco del que te enamoraste? Está volviendo a nacer, fluyen de nuevo las palabras por él. Estos días era un pantano de malas palabras y pensamientos estancados que no me dejaban avanzar, fluir. Tú, que fuiste su creador, casi lo destruyes. Tú, que has provocado que llegara a su caudal máximo, que fluyera con más fuerza que nunca, que lo arrastrara todo y no se detuviera por nada. Ahora tú lo estabas secando. Pero ya conozco el modo de que este lago no fluya más por ti, ahora fluirá por mí.

viernes, 25 de julio de 2014

"Algún día será posible que una mujer ame por fuerza y no por debilidad, no para huir de ella, sino para encontrarse. No por resignación, sino para autoafirmarse; y solo entonces el amor se convertira para ella lo que es para el hombre, la fuente de la vida, y no un peligro mortal." -The masters of sex

lunes, 5 de mayo de 2014

snuff

No puedo asumir que no volveré a estar en ese punto perfecto sobre tu pecho, No puedo pasar más noches llorando hasta que florezca moho en mi almohada. No puedo dejar de oír tus canciones y pensar en lo feliz que me haría verte cumplir tus sueños a mi lado. No puedo sacarte de mi mente con un sacacorchos porque estás en todas partes: en mi agenda, en mi ropa, en mi perfume, en mi pelo.. Todo lo que tengo tiene alguna relación contigo, y eso no va a dejar de doler nunca. Si incluso cuando me miro al espejo pienso que así es como me veías tú a través de esos ojos que siempre fueron el epicentro de mi caos. Tú, que viste algo en mi el primer día, que solias ver algo en mi ¿Ya no lo haces? Porque yo no puedo evitar recordar todas y cada una de las cosas que hicieron que me enamorara de ti, y no puedo ignorarlas aunque ya no las vea, porque un día las sentí tan cerca, tan cerca que llegué a pensar que yo era tú y tú eras yo. Que yo era la rubia de los ojos preciosos con un don para la música, y tú el simple moreno de ojos verdes que se quedaba vacio, si, ahora,vacio. Vacío sin ti. Sin el antiguo tú, el que era mi presente y mi futuro, el que nunca me abandonaría. Ese solías ser tú. Y ahora, así estoy yo: la misma de siempre, pero vacia.
Hace dos días no podía ordenar mi pensamiento de todo el amor que guardaba, y ahora estoy tan en blanco, tan parada, que no soy capaz de sacar nada en claro. ¿Cómo voy a superar esto? ¿De verdad superar algo significa olvidarte de ello? Porque yo tengo claro que nunca más el once será un simple número, que tus grupos musicales siempre serán mis grupos favoritos, que nunca nadie me hará feliz como tú solias hacerlo, ni más ni menos feliz, sólo quiero que sea como tú lo hacias. ¿Por qué dejaste de hacerlo? ¿Por qué dejaste de ser mi otra mitad? ¿Por qué decidiste que tú valias más que nosotros dos juntos? Teniamos todo un futuro juntos, y no me asustaba decirlo, no me sonaba a locura, y ahora ¿Qué tenemos? Ahora no tenemos nada, ni a nosotros mismos. Porque yo sin ti no soy yo. Porque nunca volveré a ser yo.