domingo, 20 de octubre de 2013

Dios

He visto al mundo cambiar de color como una hoja en otoño, he visto veranos acabarse tan rápido como la caída una gota, he visto lo fácil que es crear algo, tanto casi como romperlo, he visto la facilidad que debió tener Dios para crear el mundo, refiriéndome a ti como Dios y al mundo como nuestro amor.
A tí ni te hizo falta barro, ni te hizo falta un gran bum, a ti te bastó con mirar a alguien con tus ojos creadores, con tus ojos rompedores.
 Igual que tú, dios, has creado este mundo, solo tú podrás romperlo, y se que lo harás, y se que a mi también me romperás, y cambiaré como las hojas, y pasaré de fresco verde a marrón quebradizo.. Y tú no estarás para volver a unir los trozos de esta hoja rota. Y nunca se volverá a iniciar la primavera, nunca volverá a haber hojas frescas. Y todo porque ya no habrá Dios, ya no existirá nuestro mundo... Pero yo no estoy dispuesta a ser un trozo roto de hoja, no quiero que destruyas nuestra primavera..
Sigue siendo el rocío que me da vida, sigue siendo el sol que evita dejarme fría, sigue siendo las raíces que me alimentan, solo sigue mirándome y sonriéndome, solo no hagas nada, no toques nada, he vivido demasiados años sin sol, y ahora que he probado tu gloria, no quiero volver a ser una simple hoja, quiero ser todo un jardín, todo un mundo, y quiero que no me puedas destruir como sueles destruirlo todo, porque si lo haces te estarás destruyendo a ti también. Tú no lo sabes pero lentamente me estoy implantando en ti, y llegará el día en que no te puedas proteger, casi un año después, ya no eres un Dios, ahora solo eres parte de mi Yo. Ahora tú no ves este ciclo desde fuera, tú también formas parte de este mundo. Siempre lo hiciste, siempre lo harás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario