sábado, 2 de marzo de 2013

'La culpa es de tus labios que no dejan de mirarme'

Deja de mirarme o no voy a poder controlarme ni un segundo más, deja de amenazarme con los ojos, pequeños iris de locura, deja de usar tus armas y firmemos una paz enterna, aunque sigamos en guerra interna.
Lleguemos a un acuerdo, un pacto contigo y con tu sonrisa, un pacto en el que las condiciones sean inmutables, me debes millones de besos, besos por cada año de mi existencia en el que no has estado para dármelos, me debes los besos que le has dado a otras, me debes docenas de abrazos mañaneros, me debes despertares y noches en vela, me debes tus labios y me los pienso quedar en renta, y que sepas que pienso subirte al máximo los intereses, y aunque me dejes y te vayas seguirás con esa deuda, Yo seré tu deuda y tu renta, yo seré la cobradora del frac que no te deje ni respirar sin que tus suspiros lleven mi nombre, pienso clavar mis ojos en tu mente y que no puedas olvidarme nunca, es justo ¿No? Es por venganza más bien, tu llevas mucho tiempo haciéndome pagar desde por el primer momento en que te miré a los ojos,  a tus armas, esas que no sueltas nunca, esas con las que me sigues atacando cada día..
Pero llegará un día en que yo venceré, y los dos estemos en equilibrio, aunque sea solo por un instante será el mejor momento de nuestras vidas, y será inolvidable, como todos los que llevan tu nombre.

Te..¿Quiero? más que eso, mucho más que eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario