viernes, 4 de enero de 2013

Baby, heaven is in your eyes

Tengo que dejar de disimular que no siento nada cuando me hablas, porque te estás convirtiendo en el inquilino de un corazón, que a fin de cuentas, no te pertenece.... y no pienses que te voy a dejar entrar así como así....Quiero que si tengo dudas que no se pueden resolver con palabras, seas capaz de resolverlas mirándome y no diciendo nada ( y a la vez diciéndomelo todo)
No necesito que tengas valor y que me digas te quiero mirándome a los ojos, yo tampoco podría soportarlo, solo quiero que no dejes que lo nuestro se quede en nada, que veas como tu y yo podríamos ser enfermos mentales, incurables, inmortales, siguiendo nuestros propios pasos, haciendo de cada error un acierto y de cada noche una hoguera, y de cada beso un incendio.
Deseando morir mojados de un impulso eléctrico, por meter las manos donde no debimos, por cada noche en la que no podíamos dormir, y no dormimos. Por cada tarde decidida, en la que la sensación de que nada puede llegar a valerlo todo, si la nada lleva tu rostro, nos daba la razón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario