domingo, 29 de julio de 2012

Me perdí en mi universo


Hace tiempo decidí crear mi propio universo

Ese universo estaba lleno de pequeños planetas, y cada uno significaba algo para mi.
Al primero lo llamé "Mirada", creo que ya imaginarás porque...
El segundo me contó mucho mas esfuerzo, pero lo llamé "Abrazo"
Esos dos pequeños planetas parecían tan tristes, estaban los dos solos en el universo más grande que te puedas imaginar, llegué a pensar que era infinito.... Y yo no tenía valor para crear mas sentimientos.
Si, tenía miedo, si seguía creando planetas tal vez no podría volver a regresar al universo real. Además iba en una capsula pequeña y medio rota, creada de ilusiones, pero que a mi parecer era muy segura.

Allí había sitio para otro más, no me gustaba viajar sola.
Y tu aceptaste viajar conmigo, y ese viaje de tan solo 1 semana ami se me hizo eterno, me llenaste como nunca nadie me había llenado en tan poco tiempo, pero lo que yo no veía en ese momento, era que me habías llenado de mentiras..
Nuestros sentimientos eran como un pequeño muñeco echo de la última nieve del invierno más frío que hayas vivido, pero aún así yo seguía pensando que nunca nadie podría romperlo, ¡¡Él estaba enamorado de mi!! Mi universo se llenaba de planetas tan rápido..."Voz", "Caricia" , "Beso" , "Cariño".. Todos eran grandes y fuertes, incluso indestructibles, habría jurado en ese momento.


Pero entonces sucedió algo muy extraño, algo que aún no entiendo del todo.. Mis planetas dejaron de girar, de la nada apareció un monstruo horrible que destruyó uno a uno todos mis pequeños planetas.
Yo me hacia la tonta, creía que seguían ahí, pero al mirar no había nada...Solo entonces entendí que me había perdido en mi propio universo.
Todo ardió, ese monstruo no tenía compasión, arrasó con todo, no dejo nada.. tan solo quedaron las cenizas.
Y de esas cenizas nacieron nuevos planetas como: "Rabia" , "Dolor", "Llanto"...
No me gustaban esos planetas... eran oscuros y yo no queria seguir en ese universo, pero ya no podía regresar, oía voces que me decían: "Olvídalo ya" , "No te merecía" , o "Nunca te quiso"
¡¡Pero es que el me ayudó a crear ese universo!! ¡¿Cómo iba a destruirlo yo sola?!


No me hizo falta pensar en como destruirlo, el sin quererlo me ayudó, me ayudó a acabar con ese odioso universo, me abrió los ojos y me incendió los intestinos, entonces supe que todo había acabado, que nunca volvería a crear otro universo.
Quemé el muñeco de nieve y destruí la pequeña capsula, sin querer mandé al monstruo entre sus brazos, pero la verdad no me arrepiento de haberlo echo, por nada del mundo quería seguir en ese maldito universo.