sábado, 19 de mayo de 2012

Dormida

Hoy me he levantando pensando, que hace tiempo que no siento nada.
Hace tiempo que no me ilusionan las miradas, que no me enamoran las risas.
Hace tiempo que no sueño con besos, que no siento con un simple abrazo.
Desde hace tiempo no veo a nadie especial, de ese modo he descubierto que, el único motivo por el que no soy capaz de encontrar a nadie que me llene es porque la primera que no me siento llena soy yo.
Las personas estamos acostumbradas a pensar que el amor llegará algún día,
como por arte de magia la persona perfecta aparecerá y hará que todos tus problemas
desaparezcan. Pero nada mas lejos de la realidad, las personas no nos conformamos con la
primera persona que se nos cruza en el camino,  buscamos a la persona perfecta, la "media naranja",
 la que siempre pensaste que estaba predestinada a acabar contigo, la que los dioses hicieron que vuestros caminos se juntaran....Pero luego despiertas, abres los ojos, y te das cuenta de que todos los caminos tienen un final.
Poca gente es capaz de enamorar con tan solo una mirada, y quienes lo hacen son capaces de dejarte helado para toda la vida, y que sientas que la única cura sería un beso, similar al de una princesa hechizada, que te despierte de esa pesadilla que ha sido vivir tanto tiempo sin un verdadero amor.